jueves, 29 de diciembre de 2011

JUEGO

Vida
hay días que voy
por la tierra cantando,
nadie me ve
y la dicha es mía.
Cruzo el mar de la melancolía
pitorreándole al destino,
y la tristeza que me produce
desidia de nirvana es,
ante la cruel realidad
de estar vivo.
Lapsus endiablado
de la mente,
al que contrariamente
desafío a veces
hasta casi sin querer,
y obstinadamente
vuelvo a apostar.

Gladys Goldszteyn

sábado, 24 de diciembre de 2011

ALGUNAS REFLEXIONES

 
 El humor nos salva de la desavenencia, de la desazón, de la angustia, del dolor de haber sido, o ser un niño sufrido. Pues la casi mayoría de los dolores, nos acompañan desde la niñez. El humor también nos salva al recordar errores de juventud, de “frustraciones” matrimoniales, de no haber sido la esposa perfecta, ni la madre perfecta,  “ ni saberse ser en un futuro, la abuela perfecta”, la amiga perfecta, la amante perfecta, la humana perfecta, la perfecta en todo el sentido de la palabra.
Por lo cual no siento ni un ápice de culpabilidad, lo lamento, vine hasta aquí para aprender como todos. No se solucionan las cosas siendo o sintiéndonos culpable, si no superándolas, para superarse. Aunque los que nos consideren culpables de algo, no puedan apreciar nuestros avances… ¡qué importa! Uno sabe quién, es, en que se transformó, como fue mutando hasta superarse para ser una mejor persona. Uno sabe que no volvería a cometer errores pasados, si no todo lo contrario, en dónde plantó un cactus, plantaría orquídeas o jazmines y así consecutivamente, hasta avanzar y mejorar cada día más.
Estoy en paz conmigo misma, por eso puedo reír en vez de llorar, y llorar cuándo me emociono. Por eso puedo disculpar en vez de odiar, o a lo sumo sumirme en la indiferencia. Por eso puedo llegar a distinguir cuándo alejarme, para que la energía negativa de otros, no me contamine; y para que algunos no se confundan. Que si disculpo no quiere decir que acepto, y que si acepto no quiere decir que vaya a tolerar todo, todo lo que no esté ubicado en el sitio correspondiente…
¿Y cuál por otro lado, es el sitio correspondiente?...
Creo que la vida nos va llevando sabiamente hasta poner cada cosa en su lugar.
Gladys Goldszteyn

viernes, 23 de diciembre de 2011

INCÓGNITAS

                             
  Entre el espacio y la tierra
        sé que voy encontrarte
estrellita mágica
    de luz y esperanza.
    
Entre el espacio y la tierra
está la respuesta
 a tantos interrogantes
       que algún día se desvelarán.

Entre el espacio y la tierra
flota la energía
que no vemos
                        la que nos salvará de todo y de todos.
     
          Entre el espacio y la tierra            
se confabula todo el misterio
el que todavía muchos
  no alcanzan a comprender..

Gladys Goldszteyn


lunes, 19 de diciembre de 2011

SEMBRANDO EN LA TIERRA


Sortilegio
encantado
me turbó,
construyó puente
entre el alma
y la desidia.
Alumbró
noches, días,
tiempos, vida,
llevándome
por sueños
dicha y
sonrisa
de tristeza
diluida.
Abrió ventanas
a la vida,
derramó
azares,
sembró la tierra.
Sortilegio mágico
desvanecía,
ante la realidad
indiferente
y mezquina.
Sortilegio
se rompió
como todo
ante lo que no germina,
solo el árbol
de mis raíces creció
y extiende sus ramas
hacia el cielo y la vida...

Gladys Goldszteyn

domingo, 11 de diciembre de 2011

ESCRIBIR PARA QUÉ...

Sentimientos
verter
desagotar
cargas
plasmar
sentires
soltar 
palomas
de sueños
denunciar
remontar
cometas
banderas
abrigo
encontrar
esperar
la esperaza
ennoblecer
lo humano
hasta
lograr
hacerlo
piel
de mis
huesos
sangre
de mi
carne
carne
de mi
carne. 

Gladys Goldszteyn

sábado, 10 de diciembre de 2011

MIRADAS LEJANAS


Los ojos de la distancia
Miraban diferente
Tenían ese reflejo
malicioso Y constante
de  picardía
de acariciar pestañas
Esa promesa
de descubrir el mundo
De desnudar la piel
De ponerle alas
De promesa abierta
De juego ingenuo
De remontar cometas
de sueños quiméricos
los ojos de la distancia
sin embargo están aquí
aprisionaNdo
atesorando
hoy son los ojos del alma.

Gladys Goldszteyn

miércoles, 7 de diciembre de 2011

ME HACES TANTA FALTA

La noticia se desojo en mi pecho, explotó mi cerebro de forma inconsciente. Húmedas palabras brotaban al unísono, que lágrimas mojadas de dolor, recorrían surcos hasta llegar a un río desbordado de tanta soledad. Supe que no te vería más, que sueños rotos dejarían de habitarme y alimentarme. Y así en la distancia cruel y abismal, tuve que despedirme de la nada corpórea, emprender vuelo al alma, a través de los cielos del tiempo llegando hasta ti madre querida. Incluso como en este día. No hay tiempo ni olvido.

Gladys Goldszteyn


lunes, 5 de diciembre de 2011

Cambios

Que como puedo
subir hasta mi alma
encaramarla
llenarla de ternura
subir hasta las nubes
y más allá
encontrar la llave
abrirle las compuertas
que como puedo
soñar un firmamento
sólido y tangible
delineado, definido
que como puedo
volar sin alas
soñar sin enigmas
sin fantasmas
sin utopías
aceptar los retos
atravesar los muros
no perder la paciencia
seguir esperando
que todo se transforme
a través de la conciencia
por medios pacíficos
sin bombas
ni metralletas
sin violencia…
¿utopía?...
reforzar mis fuerzas…
será porque me naces
con el soplo del viento
¡Revolución!
Sobre esa Revolución
escribo


Gladys Goldszteyn.

viernes, 2 de diciembre de 2011

ABC


Aroma
bosque
camino
difuso
estela
floral
gélida
hechizo
intenso
jardín
ladera
llanto
monótono
nocturno
oscuridad
perfume
querido
roza
su
tenue
utópico
vuelo
xilófago
y
zodiacal.


Gladys Goldszteyn


miércoles, 30 de noviembre de 2011

PENSANDO EN VOS


Quisiera creer
que un arco iris perdido
cae en la tierra
nos sacude el destiempo
de estar a tiempo
nos pinta sus colores
y nos parte en dos
que lo que una vez fue
distancia y olvido
no  ocurrió
Quisiera
este último deseo
creer
que la muerte es bella
vivirnos hasta el final
y morirme en vos…

Gladys Goldszteyn

sábado, 26 de noviembre de 2011

DEUDA PENDIENTE


Perdón dijo el muerto riendo pero los jodí de nuevo, por más que mucho me maldigan ya me fui y bien lejos. Y el diablo que lo estaba esperando extendió su mejor mantel, colocó su mejor vajilla, su cuchillo más filoso sobre la mesa y preparó el banquete para un solitario comensal. Él muerto cuando irrumpió en escena supo que había llegado la hora de pagar la cuenta…



Gladys Goldszteyn



¡Dedicado a un muerto de mierda!

jueves, 24 de noviembre de 2011

TIEMPO

Retazos de tiempo
Vienen en mi busca
Estoy
Pero no soy aquella
No soy la misma
¿Podrán reconocerme?
vienen en busca
del recuerdo
¿vieneN en mi busca,
o es que tan solo soy tu recuerdo?...

Gladys Goldszteyn

jueves, 17 de noviembre de 2011

Reflexiones de una mañana

Siempre estoy aprendiendo en la apasionante escuela de la vida, en la que de pequeña me tocó saber sobre dolor e infelicidad. En la que mis niños y jóvenes años supieron de sufrimiento y tristeza. Fui experimentando lo que estaba establecido y no tanto. Lo “normal” y lo “subnormal”, para los amantes de lo establecido. . Confieso que viví y padecí, hasta tocar fondo, y a pesar no me arrepiento de nada. No lo aprendí todo, sería inmodesto así decirlo, pero aseguro que me he nutrido lo suficiente de vida, de comportamiento humano,  hasta adquirir cierta sabiduría. Es por eso que con mi modesto orgullo, hoy puedo decir que vale la pena la vida, aunque tantas veces no nos brinde lo que deseamos. Debemos aprender a vivir con lo que nos da y apreciar las cosas bellas que nos rodean, que por cierto son muchas. Tantas veces por pensar en lo que no tenemos, no damos valor a lo que sí. A lo positivo que nos rodea, que nos nutre y nos alimenta. Al simple hecho de despertar y poder ver el sol, o caminar por el césped verde y fresco, o sentir el agua salada del mar acariciando nuestros pies, observar la caída del sol en el horizonte, ver nacer las flores en primavera. ¡Hay tanta naturaleza viva, nutriente, perfecta e ignorada para disfrutar! Por momentos me siento un árbol, lleno de hojas nuevas y savia, que volvió en su nueva vida, reencarnando sin haber partido. Pienso que debo comenzar a aprender a despedirme. No tengo prisa por partir, todavía no estoy segura de haber experimentado el final, me gustaría cumplir alguno que otro sueño antojadizo que me inquieta. La vida me dará la respuesta… Por el momento siento que se cumplieron muchos objetivos deseados, otros quizás no, y un gran agradecimiento. Gracias a la vida por darme la oportunidad de haber estado y estar, ella me dará la respuesta a mis presentes sueños…

Gladys Goldszteyn

martes, 15 de noviembre de 2011

Romance de sol y luna



Sol amaneció 
cerquita estaba luna
disimulan
se separan
no logran engañarme
es tan obvio ese amor
e imposible
como el día
y la noche
creen algunos.
Sé que en el atardecer
se juntan
a escondidas
sol muere
entre los brazos de luna 
y comienzan a hacer
el amor en la oscuridad.
Alumbrados por la luz de las estrellas
luna cuenta los rayos de sol
y sol las perlas de luna
las estrellas encandiladas por tanto amor
titilan en el firmamento
en medio de la inmensidad.
Se enmarañan los opuestos
lo imposible a triunfado
la tierra brama y canta.

Gladys Goldszteyn

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Amor y vida dos etapas


La vida me enseñó
que lo simple es lo más sano
que mirar juntos un atardecer
no tiene precio ni comparación
que decir te quiero y sentirlo
no tiene escapatoria
que tomar una mano
dar y recibir calor
nos hace más humanos
que mirarse en unos ojos
que te traspasan
y verte reflejado
es para retenerlo en la memoria
que ir abrazados por la calle
tiene una caducidad
que la pasión del encuentro
se vuelve fugaz
que situaciones bellamente mágicas
no vuelven fácilmente
retener ese instante
es la belleza del espíritu.
Que parir un hijo
dar de mamar
tocar ese cuerpito suave
es sublime e incondicional.
Son tan solo etapas
que luego se pierden
por los caminos del tiempo
que la vida se escapa
nos traga sin darnos cuenta
que hay cosas que
no volverán a suceder nunca más
 pero en otra dimensión
transformadas en algo diferente
algunas vuelven.
Con los años se palapa se aprende
quisiéramos volver atrás
sabiendo lo que hoy
queriendo recuperar
cosas del camino
y es tarde…
cuándo adquirimos
conocimiento y sabiduría
estamos experimentando
otra forma de vida.

Gladys Goldszteyn

viernes, 4 de noviembre de 2011

Indefinido



Amaneció gris
de pronto un fuerte ruido
rompió la falsa paz
del desierto
sobresalto
primero pensar
en la guerra
segundo en un
avión cuando rompe
la barrera del sonido
tercero tan solo
fue un trueno
llueve
te recuerdo
indefinidamente
no quedan ni ganas
de escribirle al amor.

En medio del desquicio
te encuentro
en el centro de tus ojos
me contemplo
rodeada de tus brazos
protectores
me sostengo
yendo…

Gladys Goldszteyn

martes, 18 de octubre de 2011

Cara de niño fortaleza de hombre

Los surcos alrededor de tus ojos no mienten, tu palidez, tu dificultad al respirar, tu debilidad física y tu extremada delgadez, tampoco. Pero tu cerebro y el tenue brillo de tus ojos, nos hablan de lo que has resistido. Cuando declaraste que ocupaste tu tiempo en cautiverio en encontrarte a ti mismo, fue escucharte y aprender de ti. Cuán importante es saber quiénes somos, cuán importantes tus palabras. Ese inteligente razonamiento entre otros, fue la motivación para soportar tanto martirio, estoy segura. Cultivarse como ser humano en busca de tus principios, seguramente te dio la fuerza necesaria. Cinco años y cuatro meses soportando en un agujero oscuro y mugriento, sin ver el sol, la luz del día, la luna y las estrellas, los árboles, las flores, los animalitos. Sin sentir, la lluvia, el viento, las cálidas sábanas de la cama de tu cuarto, el olor de la comida de tu madre, las cálidas manos y abrazos de ellos tus padres, tus amigos, tus seres queridos todos. La calidez del amor humano en todas sus expresiones seguro te habrán faltado, pero el amor que se desprende de tu rostro, fue lo que hizo que todo martirio fuera soportable por encima de todo. Nos das una lección enorme muchacho. Te convertiste sin quererlo en hijo de todos, en el hijo de un país. ¡BRINDO POR TI GILAD SHALIT Y POR LA VIDA!

Gladys Goldszteyn

sábado, 15 de octubre de 2011

Diálogo

 El pregunto:
-¿dónde quieres ser besada,
en el cuerpo, en el alama?-
Ella respondió:
-en el alma,
si ella se siente besada
el cuerpo responde
sin palabras-

Gladys Goldszteyn

sábado, 8 de octubre de 2011

Perdón


                                                                                                La flor fecundó
la cuidé
protegí
amé
no fue suficiente.
Me equivoqué
(dejé de regarla
lo suficiente),
como se equivoca
el débil
el atormentado
el confuso.
La flor creció
sus pétalos
están cayendo
se van desparramando
sobre un inexplicable
y macabro juego
de la vida
del destino
La flor debe salvarse
por bella
por buena
por injusto
por inexplicable
por naturaleza
porque la vida
debe triunfar
sobre la fatalidad.
Flor de mis
entrañas
soy yo
la que por ti vive
y hoy pedir perdón
no alcanza.

Gladys Goldszteyn

martes, 4 de octubre de 2011

Marisucha

Marisucha como yo solía llamarte,  ¡te escribo porque te quiero!
Amigucha: ¿Cómo se te ocurrió… qué se necesita tener para llegar a tanto? ¿Si una tristeza infinita, si un coraje endiablado, o un dolor tan grande que lo sobrepase todo?... No sé si tenías derecho a hacerlo, por lo que dejaste, pero sí comprendo que fue tu voluntad. Eras joven, bella e inteligente, quizás sea por eso que no lo puedo aceptar. Amiguita de facebook, tierna, dulce, mensajera. Me cuesta mucho digerir este bocado, y no me cabe en el pensamiento, que no hayas podido resistir esta vida, que concuerdo con vos, es jodida. Siento un vacío muy grande, y me sabía acompañada desde tu muro. Sólo deseo que encuentres allí, a dónde te hayas ido, lo que aquí no pudo ser: La paz y la felicidad justa para tu alma, el sosiego y el remanso que necesites. Oro por vos QEPD.

Dedicado a Marisa Brener “Quién fuera atractiva por fuera, pero más que bella por dentro”.
Gladys Goldszteyn

lunes, 3 de octubre de 2011

Desierto

Pasos
marcando
rumbo
cada uno
una huella
a ningún lugar
viento tempestuoso
que borra sin piedad
lo desvanece todo
como arena
entre los dedos
amores
que se pierden
entre locos torbellinos
amistad
apenas un oasis
condenadas estatuas de sal
traspaso todo intento
y aún  no se qué hacer
con este amor mío
que fue en busca
de ese inexistente río… 
tan solo esa flor
me mantiene viva.

Gladys Goldszteyn

jueves, 29 de septiembre de 2011

El hombre sin rostro




Aquel hombre desplegó los cartones, los estiró y los acomodó. Sacó de su bolso una manta mal oliente de orines secos, la cual recostó sobre ellos. Sacó también una jarrita de metal mugrienta, una botella de agua y una bolsita con pancitos, que obtuvo de regalo antes de que cerrara la confitería. Menos mal pensó, en la basura no había más que cáscaras de papas, huevo, bananas, nada comestible ni suculento para apalear el hambre. La noche está fresca, se viene el otoño encima, seguro que de madrugada hará frío, anoche ya no le sirvió de mucho la manta con la que se cubría, pensó. Volvió a guardar la bolsita con pancitos y la llevó con él, no fuera cosa que se la quitaran, pensó. Decidió ir a dar una vuelta para hacer tiempo antes de acostarse. Ya no recordaba cuántos años habían pasado desde que la gente dejó de mirarlo a la cara. Los paseantes todavía no tenían sueño y seguirían deambulando un rato más. Temprano se había asegurado su pequeña parcela, ese era uno de sus lugares preferidos, ya que el viento aminoraba su marcha debido a ciertos edificios levantados allí. Los lugares se respetaban así: el que llegaba primero se adjudicaba el espacio pertinente. Ya de madrugada lo despertó un malestar intenso, comenzó a sentir dolores muy fuertes como jamás conociera, se dio cuenta que no era nada simple como a veces le ocurría. Comprendió que venía a buscarlo, estaba en camino hacia su guarida, entre el dolor intenso pudo distinguir el cambio que se avecinaba y comprendió que quizás le esperara algo mejor del otro lado. Algo más digno que lo que obtuviera en esto que llaman vida, se dijo. La vio llegar, mirándolo como nadie, ella le obsequió la mejor de sus sonrisas. Embargado de felicidad entrecerró sus ojos, se entregó a esa dama misteriosa y oscura, que llegando tomó su mano y partió con él hacia rumbo desconocido.


Gladys Goldszteyn

domingo, 25 de septiembre de 2011

La causa

De tanto
inventarte
sos sueños
intensos
dormidos
ojos ciegos
que miro
boca
sin besos
manos
sin tacto
alma
en vacío 
ímpetu
que penetra
dentro mío
goce perdido
mar embravecido
que me desborda
y me encausa
grito contenido.

Gladys Goldszteyn

sábado, 17 de septiembre de 2011

El casamiento


La están vistiendo. Primero la enagua que luce vaporosa, luego el vestido blanco inmaculado. Ella se pone las joyas, enfunda los pies en los tacones. Comienzan a maquillarla delineando sus ojos en un rasgado perfecto. Ya está casi pronta, solo le falta el perfume. Busca los ojos de él y los encuentra, aprobadores y deslumbrados. Salen tomados del brazo, regocijados. Llevan media hora de atraso, las novias nunca son puntuales. Ella tiene un inconveniente, el novio no tiene rostro…



Gladys Goldzsteyn

Vivencias y el Neguev

Bajo el signo de leo, este blog tan necesario para mí, en agosto pasado cumplió su primer año. Quiero agradecer a los seguidores, a los comentaristas, al apoyo y afecto recibido de todos en general. Este verano candente en varios sentidos, hizo que olvidara agradecer en fecha. Es por eso que hoy lo hago de esta forma y por estos medios.
¡Nuevamente gracias a todos por el apoyo!

Gladys Goldszteyn.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Desvelo

Mi propio perfume en la almohada, me trajo este desvelo. Oigo todos los relojes de la casa al unísono, suenan como una música monótona y el tiempo no para. Amanecerá y estaré cansada de escribir sin haber dormido. Me rencontraré conmigo misma después de algún tiempo perdido; me estaba extrañando el alma que parecía dormida. La mente no para, pienso y no duermo, brotan las ideas, se ramifican. Suena el silencio de la calle que entra por la ventana, el silencio del cielo que titila en la inmensidad del alba. Las luces de la calle perplejas esperan que amanezca para irse a dormir y apagar su fogata. Noche en vigilia, luna encantada, semáforo en rojo, parto hacia la nada. Recuerdos, recuerdos desvanecidos, se pierden entre obligados olvidos.
Gladys Goldszteyn

Luz de luna



Solo la luz
de la luna
alumbrando
la ventana
acariciando 
esos rostros
de ojos
brillantes
y arrugas
surcadas
Solo la luz
de la luna
compartió
el secreto
de esas
miradas
recorrió
las marcas
de verdades
opacadas
descendió
al abismo profundo
de las palabras
no pronunciadas
adentrándose
infinita
sobre la noche
callada.

Gladys Goldszteyn

miércoles, 31 de agosto de 2011

Cuestiones


Cansada
demasiado
de todo y de muchos
crisis temporal
insoportable
renovación
caducar con todo
harta de hipocresía
de banalidad
de falta de principios
sola contra el mundo
caótico
pasará
como todo
encausar el rumbo
no perder la brújula
me miro en el espejo
del tiempo
sigo siendo joven
por dentro
el cansancio
se disipa
la lucha
por la verdad
pueden más
jamás me traiciono.

Gladys Goldszteyn.

jueves, 4 de agosto de 2011

Ven


Ven a dormir conmigo
hagamos de mi lecho
un tálamo
de la penumbra
luz y sol
de la mesa
bendición y miel
de la música
aire
y del aire
una flor
de los miedos
un balcón
al amor.

Gladys Goldzsteyn

martes, 2 de agosto de 2011

Eternidad

                                                                  Mi alma te mira
                                                                  desde mis ojos
                                                                  respiro tu fragancia
                                                                  atraviesa mis poros
                                                                  te toco
                                                                  es mi corazón
                                                                  quién te siente
                                                                  mi mente se pierde
                                                                  entre tu geografía
                                                                  descubro otro mundo
                                                                  sin tiempo
                                                                  un espacio
                                                                  dónde solo cabemos
                                                                  nosotros
                                                                  tu vida y la mía.


                                                                 Gladys Goldszteyn.