viernes, 18 de febrero de 2011

Canciòn cuerda


¿Acaso te importó
lo que sentía?
¿Acaso preocupó
la frustración mía?
¿Acaso te pusiste
en mi piel, para
sentir como dolía?
¿O acaso solo pensaste
satisfacer tu egocentrismo,
y tu gran hipocresía?

¿Y ahora qué?
¿Qué quieres tu de mi?
¿Qué no me ría?
Es todo tan hipócrita y sutil,
que sin humor,
no se soportaría.


¿Y ahora qué?
Tu egocentrismo,
ya no es mi problema.
Deja de ser hipócrita.
Trátame bien,
Sutilmente.
Suavemente.
No mortifiques,
mi mente,
no seas tan hiriente.
Ponle música,
yo ya le puse letra.


Gladys Goldszteyn.

4 comentarios:

Dany Najnsztejn dijo...

Lacerante grito de dolor y angustia. Poesía que transmite, que hace sentir.

G.G.Y.G dijo...

Doliò mucho. No puedo permitir que siga doliendo. Por eso rìo mucho. No puedo permitir que me prohiban reìr...

laura Galansky dijo...

Ponle musica,yo ya le puse letra. Hasta siento el dolor en la piel... EXCELENTE POESIA!!!!!!!!

G.G.Y.G dijo...

Gracias Laurita por tus sentidas palabras. Pero no quiero que te duela nada. Aprecio mucho tu sensibilidad amiga. ¡Te quiero!