sábado, 8 de enero de 2011

Tarde mojada.




Lluvia que entristeces, melancolía que envuelve.

Llueve en mi alma tanta desolación.


Llueve en la sin razón de los silencios.


En las respuestas obviamente eludidas.
En los mensajes ignorados
En las letras escatimadas.
En las llamadas casi anuladas
En las miradas divagadas.
En las visitas espaciadas
Llueve en su corazón
pena y dolor, lo se.
Esperanzas aguardan…

Llueve el cielo.
Llueve el alma,
porque lo amo.
Aunque jamás,
me pertenezca…


Gladys Goldszteyn.

2 comentarios:

GaMyr dijo...

Cuanta tristeza reflejan tus palabras. Vacio, soledad... Espero que pronto salga el sol y brille la alegria en tu vida.

G.G.Y.G dijo...

Esta receta contiene vacio y tristeza. Pero muchos gramos de sosiego. Por eso es que no me preocupa, si sale el sol o no
Y a pesar de..., la alegrìa, trato de no perderla en lo posible.
Un beso.