sábado, 13 de noviembre de 2010

Aviones

Aviones pájaros de acero en vuelo.

Atravesando los cielos, penetrando las nubes, acariciando estrellas,
movilizando lunas y soles.

Susurrándole al universo, buscando la puerta hacia el eterno.
Transportando almas, tendiendo puentes, entre los cielos.
Propiciando encuentros,
de padres, de hijos, de hermanos de amores.
Propulsores de felicidad y unión,
en aeropuertos de reencuentro.

Encuentros del desencuentro, de la vida.
Bendecidos sean, preciosa herramienta que inventó el humano.
Aviones que planean, que maniobran, que practican,
que nos defienden, que nos protejen, que pelean.

Los que escucho desde mi cama,
en la eterna noche solitaria, pero no vencida.
Sean benditos mil veces.
Pues constantemente tranportan heridos.
Practican para defendernos.
A pesar, y sin màs remedio...
Entrenan por las noches.
Y nos preparan, para la maldita guerra…


Gladys Goldszteyn.

2 comentarios:

Dany Najnsztejn dijo...

Poema que nos sumerge en una placida aventura como la aventura de volar, sueño eterno del hombre, y que como una trompada en el rostro nos devuelve a nuestra doliente realidad, que aspiro a que algún día cambie. Poesía y Compromiso. Gracias por ello.

G.G.Y.G dijo...

Mis palabras no pretenden màs que pegar trompadas a la conciencia del hombre fanatizado. Si este detuviera su carrera loca, podrìamos aspirar a vuelos màs placenteros. Como desearìa no tener que escribir con compromiso.