viernes, 22 de octubre de 2010

Sueños locos






En mi placentero sueño mañanero y sabatino, te has introducido, de repente y sin aviso.
Abro la puerta y allí estas, risueño alocado e inoportuno.
Saludando simpáticamente te introduces en mi morada. No salgo de mi asombro, tampoco de mi comprensible espanto.
Traes contigo una bolsa de monedas argentinas doradas. Me escucho decirte que de nada te servirán aquí.
Te muestras alegre, simpático y dicharachero.
Me asustas, no se bien si eres oportuno, no te esperaba.
Ni siquiera sabes el idioma.
Me veo en un lujoso salón, una fiesta.
Y tú vas y vienes con una bandeja de bebidas, alegremente, pasando entre la gente, oficiando de simple camarero.
Y me pregunto, como te las arreglas si ni siquiera puedes hablar el idioma del lugar…
No salgo de mi asombro, cobardemente aterrorizada.
Salgo de mi ensueño, traigo mi inconciente a la realidad. Abro mis ojos estoy en mi cama, en mi habitación, en mi casa.
La pena me envuelve.
A pesar de mi cobardía, creo que hubieras logrado mi aceptación. Pienso que quizás me sigas pensando, aunque no te guste reconocerlo. Quizás me necesites más que nunca.
Pues yo no te he traído, si no que, has sido tú el que ha venido….





Gladys Goldszteyn.

4 comentarios:

GaMyr dijo...

Que lindo Gladys ! Quien sera ese visitante misterioso?

G.G.Y.G dijo...

Lo escribì hace unos años.Viste que la mente hace sus bloqueos jajaja. Entonces ya casi ni recuerdo.Me alegra te halla gustado. Un beso.

Dany Najnsztejn dijo...

Nuestros sueños quizas sean la manifestacion de nuestros intimos deseos. Si te lo propones ese visitante seguro volvera. Un relato intirgante. Felicitaciones.

G.G.Y.G dijo...

Seguro que debemos tratar de lograr nuestros ìntimos deseos plenamente. Pero discrepo con esto de proponerse volver al pasado. No es màs que eso PASADO. Gracias Dany.